domingo, marzo 18, 2007

Las obras del poeta

Hoy he visitado la casa que Pablo Neruda construyó para su amante Matilde Urrutia, la Chascona.
Una casa con forma de barco, construida entre dos torrentes de agua.
Una habitación en forma de faro, repleta de soles y de las siglas de él y ella unidas, simbolizando su amor.
Un laberinto de escaleras atestado de cachibaches estrambóticos que fueron adquiriendo en sus viajes por todo el mundo.
Esto fue lo que él escribió para ella:

"Matilde mía, bienamada,
no quiero dormir, sin tus ojos,
no quiero ser sin que me mires:
yo cambio la primavera
porque tú me sigas mirando.

Amigos, eso es cuanto quiero,
es casi nada y casi todo"

Señores, a esto le llamo yo hacer la corte.
Y lo demás son puñetas.

7 Comments:

Anonymous Ultrasónica said...

Aprende, jorni!

7:11 p. m.  
Blogger Ea! said...

Aprended, sexo masculino en general!

10:11 p. m.  
Blogger carlosmondovega said...

Aprended, gañanes del mundo!!
Niñas, saluditos!!!

5:10 p. m.  
Blogger cruzcampero said...

Pero el Neruda se dedicaba a eso exclusivamente. No puedes pedirle a un arbañí que haga los planos de una catedral...
Que semos de exigentas a veces puñetas...

5:31 p. m.  
Blogger Ea! said...

Carlos: no hace falta que me escribas un poema pero podrías, por lo menos, responderme los mails, no, melón?
Cruzcampero: excusas, excusas!

1:05 a. m.  
Blogger carlosmondovega said...

EA, perdoneme usted pero no he recibido ningún mail. Hubiera contestado. A los mensajes en cadena no respondo, pero a los mails si.
Saludos

1:47 p. m.  
Blogger peyote said...

wue buno con tal de que no le pinte los muros, todo a de estar bien. Saludos.

1:22 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home